¿Cómo lo hacemos?

Si Montessori, Stanislavski y hasta Milton tenían un método, nosotras no íbamos a ser menos. Os presentamos el método Sábado, que, en un intento de simplificación, se expresa a través de los siguientes mandamientos (que nosotras cumplimos rigurosamente):

1. No trabajarás los sábados (y ya que nos ponemos, ni los domingos).

2. No ofrecerás servicios que el cliente no necesita.

3. No cogerás el teléfono a horas intempestivas.

4. No dejarás ni un correo sin responder (aunque sea con un “ok”).

5. No trabajarás sin un plan previo.

6. No harás un plan previo sin haber estudiado bien la situación.

7. No pasarás un mes sin medir resultados.

8. Pagarás a tus proveedores puntualmente y sin rechistar.

9. Le darás un toque a tus clientes cuando no paguen puntualmente (con una sonrisa).

10. No inflarás los presupuestos para comprarle collares de diamantes a tus gatos.