¿Deberíamos despedirnos del SMS marketing?

Puntos suspensivos dorados
Controlando el algoritmo de Instagram | Blog | Sábado Comunicación y Marketing Digital

Sí, vamos a hablar de SMS marketing. Porque aunque a algunos os parezca un canal rancio y poco eficaz, también tiene sus cosillas, y no podemos negarlo. Y que conste que este artículo no va de defenderlo a ultranza ni tampoco de pasarlo a cuchillo.

Como todas las herramientas y los medios de este mundo publicitario en el que nos gusta vivir, la eficacia del SMS marketing no depende del SMS en sí mismo, depende del cómo, el cuándo, el por qué y el con quién lo utilicemos.

Qué es el SMS marketing

Pues su propio nombre lo indica. El SMS marketing es una herramienta de marketing que consiste en enviar mensajes de texto (Short Message Service, de ahí sus siglas) y cuyos fines pueden ser informativos, publicitarios o promocionales. Y es en esos fines en los que está el quid de la cuestión.

El SMS es el primer canal de mensajería instantánea de la era móvil, se cobraba a partir de un mínimo de caracteres. Ahora somos todos muy guays y muy modernos y nos molestan muchísimo las faltas de ortografía, pero hubo en tiempo en que “escribiams así xa no kdarns sin sldo” (y si no sabes de qué estamos hablando es que eres demasiado joven, o más bien nosotras ya no tanto…). 

Qué hacemos con el SMS marketing

Si buscas en Google información sobre el SMS marketing vas a encontrar a miles de entradas de blogueros y gurús del marketing con dos opiniones totalmente opuestas:

  • el SMS marketing está infravalorado, es muy eficaz y no importa lo que digan los demás porque yo tengo datos que demuestran lo contrario según mi interpretación.
  • el SMS marketing está anticuado, no convierte y no importa lo que digan los demás porque yo tengo datos que demuestran lo contrario según mi interpretación.

Y ahora, ¿qué? Pues como ya os podréis imaginar porque nos conocéis, estamos de acuerdo con las dos y también con ninguna de esas opiniones. Porque nada en marketing es blanco o negro y no queremos aburriros con datos y porcentajes que defiendan cada extremo.

Cuándo es eficaz el SMS marketing

Es muy fácil contestar a esta pregunta: cuando está correctamente integrado dentro de la estrategia de marketing. Es decir:

Como complemento a otros canales

El SMS marketing es un complemento perfecto para apoyar acciones promocionales. Si tienes un descuento, rebajas  o cualquier otro tipo de acción promocional que requiera máxima difusión, el SMS te va ayudar a ampliar tu objetivo de alcance. Es especialmente útil para acciones basadas en email marketing. Por ejemplo, como recordatorio de una oferta temporal que ya has enviado por correo a tu lista de suscriptores. 

Usando correctamente el lenguaje

Como aprendimos del señor Marshall McLuhan en primero de carrera: “el medio es el mensaje”. Con esto no nos referimos a que uses las abreviaturas de principios de siglo que comentábamos antes, sino a que debes adaptar tus palabras, tu tono y tus llamadas a la acción al lenguaje del SMS. Sé directo, breve y aporta recursos para llevar al cliente a donde quieres que llegue, con enlaces, por ejemplo.

Como canal prioritario para un público objetivo concreto

Hay públicos, sobre todo de mayor edad (aunque no siempre), que no son tan modernitos ni tienen Instagram y para los que un SMS es tan útil y eficaz como un folleto en su buzón.

Para comunicaciones unidireccionales

Si necesitas comunicar entregas, compras, puntos de un programa de fidelización o recordar citas, el SMS puede llegar a ser tu mejor amigo. Nunca, repetimos, nunca, le pidas a un cliente en un SMS que te conteste o te llame. Si tu objetivo es la interacción, búscate un chatbot.

Cuándo no sirve el SMS marketing 

Si las comunicaciones son masivas

Si no le vas a hablar a tu cliente por su nombre y no le vas a ofrecer algo que sabes que le interesa de verdad, mejor no mandes nada. La comunicación ha de ser SIEMPRE RELEVANTE Y PERSONALIZADA (perdón por las mayúsculas, pero queremos quede bien clarito).

Cuando el objetivo es la conversión

Si pretendes que un cliente haga una compra o realice cualquier tipo de acción transaccional a raíz de un SMS, te vas a frustrar. No es el medio adecuado para eso. Es más, no debes ni intentarlo, no solo porque no lo vayas a conseguir, es que al propio cliente le puede sentar muy mal que le pidas algo así por SMS.

Para ahorrar costes

Por mucho que los servicios de CRM y de envíos de SMS nos quieran convencer, sabemos que el SMS marketing, barato, lo que es barato, no sale. No te dejes seducir por el argumento de que son mensajes directos y que uso está muy aceptado por todos. Si tu base de datos es muy grande o tu frecuencia de envíos ha de ser alta, mejor plantéate otra opción.

En definitiva, que el usar o no el SMS va a depender de cómo encaje con tu plan de marketing, si lo tienes.

Así que a lo mejor, antes de decirle “adiós” definitivamente al SMS marketing, deberías pensar en decirle “hola” a un plan de marketing.