Publicidad y penitencia

Puntos suspensivos dorados
Pronósticos de Año Nuevo

Hace ya varios años que seguimos la pista a algunas marcas que han realizado campañas y promociones aprovechando la Semana Santa, con una mezcla de asombro y admiración.

Asombro porque han sido valientes atreviéndose a utilizar iconos tan serios, y admiración porque han sabido detectar necesidades concretas y aprovechar (entendiéndolo siempre en el buen sentido) a un nicho muy comprometido.

Hoy hemos traído solo una selección, porque nos hemos encontrado de todo…

“Hermano, cuida hasta el último detalle”

La primera vez que vimos una campaña de este tipo que nos llamó la atención fue en 2013, en un escaparate de la conocida óptica malagueña Soloptical. El eslogan de la campaña lo dejaba claro: “Hermano, cuida hasta el último detalle”. La oferta, “Gafas a juego con tu túnica por solo 29€”Simplemente genial.

Investigando un poco hemos encontrado una campaña que lanzaban dos años antes en la que regalaban lentillas de un día a todos los nazarenos que se acercaran a sus establecimientos de Andalucía. Y resulta que repartieron más de 7.500 pares de lentillas.

Al año siguiente, y visto el éxito de esta acción, ampliaron la oferta a sus ópticas de toda España.

Y así mataban varios pájaros de un solo tiro: dar a conocer la marca, facilitar la prueba de un producto, atraer nuevos clientes a los establecimientos y salir gratis en los medios.

#HastaElÚltimoDetalle

Una mujer de mantilla a paso lento por El Corte Inglés, siguiendo el ritmo de una procesión. Así de solemne comienza el spot del año pasado de esta marca de grandes almacenes que desvela una sorpresa al final: ha ido a comprar tiritas para los pies.

Mezclando la austeridad de la penitencia con la practicidad y dejando que el humor solucione la intriga, El Corte Inglés lanzó en 2018 un claro mensaje: sea lo que sea que busques para vivir la Semana Santa, lo encontrarás allí.

Que aparcar no sea tu penitencia

También del año pasado es este anuncio de la empresa pública de Transportes Urbanos de Sevilla.

Un chófer de TUSSAM arranca su autobús acompañado de una marcha con tambores y cornetas y, usando un bonobús como llamador sobre el capó, comienza su ruta saliendo imitando los movimientos de un paso al salir de su iglesia.

De nuevo dos elementos disonantes, lo sagrado y lo cotidiano. Usando el contraste, esta campaña logra claramente su objetivo, llamar la atención sobre su mensaje: promocionar el uso del los autobuses en la ciudad en esas fechas en las que buscar aparcamiento en Sevilla se convierte en un auténtico calvario.