Muy bonita tu tienda online

Pronósticos de Año Nuevo

“Fácil, rápido. Pruébalo gratis”. “Tienda online sencilla”. “Vende online a todo el mundo”. Y el mejor: “Cómo crear una tienda online en 10 pasos, 3 meses y sin inversión”. Sí, lo has adivinado. Son solo algunos de los mensajes que recibe (vía snippet) el osado que se atreve a escribir en Google los términos “crear tienda online”.

Pareciera que montar un negocio online (una tienda, en el caso que nos ocupa) fuese una labor pequeña, inocua para el emprendedor que la acomete y que, además, viene sucedida de éxitos gracias a la magia de Internet. Y nada más lejos de la realidad. Crear una tienda online es igual de arriesgado que montarla offline, y su éxito (o fracaso) pasa por atender (o desatender) factores muy muy parecidos.

Hacia un plan de empresa digital

Sabemos lo que estás pensando: “sí, vamos, ahora me van a decir éstas que cuesta lo mismo pagar el alquiler de un local y todos los gastos que poner una tienda online”. Pues no, no te lo vamos a decir, porque sería engañarte, pero el ecommerce tiene unas necesidades propias y una inversión asociada que no todo el mundo se plantea antes de empezar su aventura.

Todo aquel que esté interesado en emprender ya habrá oído por activa y por pasiva que el primer paso es redactar un plan de empresa. Este documento es esencial no solo para tener una idea clara de a qué te dedicas, sino, sobre todo, para analizar su viabilidad, expresada en tres preguntas: ¿se puede realizar?, ¿se va a vender? y ¿va a ser rentable económicamente? Si nos planteamos todo esto a la hora de montar una tienda… ¿por qué iba a ser diferente si la tienda es online?

El plan de empresa digital es fundamental a la hora de emprender online. ¿Cuál es la diferencia con uno offline, entonces? La comunicación y marketing digitales. En los negocios físicos, son simplemente una herramienta más para vender. En los digitales, lo son TODO (o CASI todo, que tampoco nos vamos poner tremendas), ya que el medio online es su razón de ser.

Por ello, a la hora de plantearte un negocio online, deberías hacerte preguntas como estas:

  • ¿Qué herramientas de comunicación voy a necesitar? ¿Son gratuitas o cuestan dinero?
  • ¿Puedo encargarme de su gestión yo mismo o tengo que subcontratar ese servicio? ¿Puedo pagarlo?
  • ¿Qué inversión publicitaria voy a necesitar (ya sea en redes sociales, Google Ads o publicidad digital)? ¿Puedo asumirla?

Lejos queda de nuestra intención desanimar a nadie a la hora de emprender en el medio digital. Pero la realidad es que supone mucho más que montar una tienda online y que no son pocos los casos que conocemos de empresas digitales que fracasan (o al menos, no cumplen ni la mitad de sus objetivos comerciales) por no tener las cosas claras antes de tirarse a la piscina. El online puede ser un medio muy rentable y con costes mucho más bajos que el offline, siempre y cuando te asesores bien antes de arrancar. Palabra de Sábado.