¿A ti qué te pasa con Google Shopping?

Puntos suspensivos dorados
Google Shopping Experience

Ya estábamos tardando en meterle mano a Google Shopping. Y, entre otros motivos, ha sido así porque hasta hace poco ni nosotras mismas llegábamos a ser capaces de apostar de lleno por esta plataforma publicitaria. Sinceramente, y aunque nos pese hablar así de nuestro amado y todopoderoso Líder Google, este producto no llegaba a calar entre los usuarios y, por tanto, entre los anunciantes y agencias. Pero las cosas han cambiado (otra vez).

Hace poco más de un mes saltó la noticia: Google Shopping pasa a ser Google Shopping Experience. Para los que ya se hayan perdido en este primer párrafo vamos a empezar desde el principio.

Google shopping: el comparador ¿definitivo?

La función de Google Shopping está muy clara: mostrar a los usuarios productos relacionados con su búsqueda en una especie de listado que presenta foto, precio y un enlace a la tienda online donde poder comprarlo.

Así, las tiendas online consiguen una audiencia con una intención de compra altísima y una gran visibilidad de sus productos en los resultados de búsqueda, situados incluso por encima de los anuncios de Google Ads. Vaya ideacas que tiene el “gigante de internet”.

El truco, como siempre, está en la pasta. Para aparecer en Google Shopping hay que crear una campaña específica de Google Shopping en Google Ads y vincularla a la cuenta de Google Merchant Center. Y vamos a por otra plataforma de la emarañada red de aplicaciones de Google. No desesperemos. Lo resumimos: Google Merchant Center es una herramienta para subir a Google toda la información de los productos de tu e-commerce en algo parecido a unas fichas de producto.

Pues a pesar de ser un canal publicitario aparentemente muy eficaz, Google Shopping no termina de arrancar. Porque su uso como comparador hace que el usuario llegue, eche un vistazo y se vaya directamente a la opción más barata. Y esto, si no eres Amazon o Ebay o tienes unos precios insultantemente bajos, pues no resulta rentable, sobre todo en el caso de anunciantes medianos.

El futuro ya está aquí

Y ahora nos vienen con Google Shopping Experience

Como nuestro amado y todopoderoso Líder Google no da puntada sin hilo, los de Montain View se han dado cuenta de que aquí faltaba chicha y le han dado una vueltecita a esto de Google Shopping.

¿Qué pasa si a todas estas funcionalidades que ya teníamos con Google Shopping le sumamos que el usuario puede comprar directamente el producto que le interesa? Pues que los muy listos vuelven a dar en el clavo y van un paso más allá. Porque Google Shopping Experience estará presente, además de en el buscador, en Google Images y en YouTube

Y así, queridos amigos, es como uno se planta delante de Amazon y Facebook a competir por el liderazgo mundial en el eCommerce (aunque siendo del todo sinceras, hay que decir que este no es su primer intento).

Aún con todas estas promesas, y conociendo las anteriores iniciativas fallidas, tampoco queremos poner la mano en el fuego. Pero la verdad es que se nos está pasando un poco la pereza que nos daba Google Shopping.

Como publicistas, estamos encantadas con la idea: se nos multiplican las opciones de segmentación y personalización y los canales por los que llegar a una masa de consumidores potenciales totalmente implicados ya en la compra.

Como usuarias, pues que sea lo que nuestro amado y todopoderoso Líder Google quiera.