¿Te he dicho que me gustas?

Pronósticos de Año Nuevo

Creas cuentas en todas las redes sociales, completas las descripciones, publicas una primera actualización solemne e invitas a tus amigos.
Después desapareces. ¿Te suena?
Hoy algunos imprescindibles para ligártelos a todos en redes sociales.

1. Amamos la consistencia

Si tus perfiles son consistentes en redes sociales tus visitantes formarán asociaciones positivas con la marca. No abarques más de lo que puedas manejar profesionalmente. No crees cuentas para tenerlas desactualizadas. Si solo puedes estar en Facebook, solo Facebook, no pasa nada. Pero hazlo bien.

2. Los usuarios están hambrientos de autenticidad

Todos no podemos hablar como Mr. Wonderful (hoy es un buen día para tener un buen día), ni como Loca Academia de Creativos (Así locamenti) ni como Starbucks (lo bueno #sesirvefrío). Marca un tono y un lenguaje claro y protégelo aunque te hagan arder en el infierno.

Lo de que cada red social tiene su propio lenguaje es completamente mentira, no hagas caso. Cada red social tiene sus limitaciones, pero el tono y el lenguaje es el tuyo. Aprovecha la cajita de texto de cada publicación para dejar clara la personalidad de tu marca, no abuses de los hashtags y usa el esquema TÍTULO – CUERPO – CIERRE.

3. Y si el lenguaje es el rey, el contenido es la reina

No puedes pasarte la vida publicando enlaces y contenidos que otros se curran. Llega el momento de crear contenido, un contenido único y de calidad que enamore e interese a tus seguidores.
¿Vídeos? ¿Fotos? ¿Creatividades? Lo que te apetezca, pero hazlo tuyo.
¿Has visto la última estrategia del Museo del Prado? Comentan una obra en exclusiva para sus seguidores. Flipa.
Ya, vas a decir que tú no eres el Museo del Prado y que sólo tienes una panadería.
Y qué tal si usas las redes sociales para avisar de que tienes pan calentito… molaría. En lugar de publicar artículos de blogs de recetas, que es lo fácil.
Sí, aquí toca ser creativos y ponernos en la piel de nuestro target (cliente).

4. Publicidad

No te gusta pero no hay tutía. Las redes sociales viven de la publicidad y ya puedes tener un millón seguidores que no se van a enterar de lo que publicas.
Toca pagar si quieres que te vean y que te lean.
La ventaja es que el ROI (retorno de la inversión, en cristiano) es altísimo y los precios bajísimos. Prueba y verás.

5. Mide y monitoriza

Encontrarás muchísimos blogs hablándote de las 500 herramientas que puedes usar. Pero quédate con la mejor, el sentido común. Hootsuite está genial para programar, las estadísticas de las propias redes son muy buenas, y Audiense es la caña morena para monitorizar (además son cordobeses).

Y ahora dirás que el problema es tu escaso tiempo.
Para eso estamos. Es Sábado.

By | 2018-06-26T11:13:14+00:00 mayo 29th, 2018|Pensemos, Sábado|