Comunicación, cultura y redes sociales

Pronósticos de Año Nuevo

Hoy toca recuperar el hilo de artículos en el que os hablábamos acerca de cómo las herramientas de comunicación digital  pueden ayudar en la difusión de proyectos y eventos culturales. Tras hablaros de lo que Google Ads puede hacer por tu proyecto, hoy toca abordar las redes sociales.

¿Por qué utilizar las redes sociales para difundir tu proyecto cultural?

Tal vez lo más curioso de este tema es que, las redes sociales son, además de una buena herramienta de comunicación, cultura popular en estado puro. En ellas se generan y/o consolidan nuevos conceptos estéticos, expresiones, bromas, tendencias sociales y políticas; se difunden noticias y productos, se expresan opiniones y se genera diálogo. Esto último es lo genial: todos los usuarios, ya sean marcas o personas de a pie, son, a la vez, emisores, receptores y un canal de comunicación en sí mismos.

Si a esto le sumamos que la medición de nuestras acciones favorece el trasvase entre lo que los usuarios demandan y lo que los usuarios consumen; las redes sociales son el medio ideal para difundir proyectos e iniciativas culturales. Y es que, sin ánimo de parecer creyentes ciegas del Social Media, las redes sociales demuestran que todos (cada uno a nuestra forma y modo) somos portadores de cultura y estamos hambrientos de más y más.

Aquí cabemos todos

Quítate de la cabeza la idea de que las redes sociales son para la Generación Z  y los Millennials. De hecho, según el IV Estudio sobre los usuarios de Facebook, Twitter e Instagram en España, en 2017, el 48% de los usuarios de Facebook tenía más de 40 años. Esto quiere decir que da igual que trates de difundir la 6ª edición del Otoño Sefardí en Córdoba o la agenda cultural de La Casa de la Juventud, en las redes sociales encontrarás a tu público. Es más, puede que hasta encuentres un público que jamás hubieses imaginado. Solo es cuestión de segmentar bien y preparar contenidos interesantes.

Planificación versus inmediatez

Las redes sociales son el medio ideal para verter una estrategia de comunicación pautada y por fases. Desde nuestra experiencia más cercana, la gestión de las cuentas oficiales de Cosmopoética 15, podemos afirmar que las redes sociales pueden servir para generar expectación, crear filosofía e imagen de marca a informar sobre los eventos culturales, ayudándonos a exportar la cultura de una forma eficiente. Además, pueden servir para generar un trasvase entre lo digital y lo real favorenciendo la implicación y fidelización de nuestro público objetivo; ya sea informando o retransmitiendo en directo eventos o animando a la participación, como hicimos con “Reversibles, concurso de fotografía y poesía” que habéis podido ver en Instagram las pasadas semanas.

Por si esto fuera poco, las redes sociales nos permiten reaccionar con inmediatez ante los imprevistos (muy comunes en el ámbito cultural, cosas del directo) e informar a nuestro público objetivo.

Precio

Otra vez nos toca hablar del vil metal. Pero más vil es la realidad económica de muchas instituciones, eventos e iniciativas culturales. Además, desgraciadamente, en algunos de los casos en los que sí hay presupuesto suficiente, no se da a la comunicación (digital o no) la importancia que merece. Y más desgraciadamente aún, son los proyectos de cultura de base los más perjudicados por esta situación.

Una vez más, las redes sociales acuden al rescate. Conseguir nuestros objetivos publicitarios es, comparado con otros canales, ridículamente barato. La clave está en saber segmentar y planificar nuestras acciones promocionales paras conseguir alcance, interés e interacción.

By | 2018-10-10T07:18:16+00:00 octubre 10th, 2018|Redes Sociales, Sábado|